Un hombre de 76 años, detenido por empotrar su coche en un local de su propiedad para espantar unos okupas

Los Mossos d’Esquadra han detenido en Barcelona a un hombre de 76 años y nacionalidad española acusado de empotrar intencionadamente su coche contra  un local de su propiedad que llevaba días okupado. Según han informado a Efe fuentes policiales, el hombre ha sido arrestado acusado de un delito de desórdenes públicos tras un siniestro en el que no se han registrado heridos, si bien alguno de los afectados ha sufrido una crisis de ansiedad.

Al parecer, el detenido embistió con su vehículo la puerta del espacio okupado, situado en el número 487 de la calle Aragón de Barcelona. Allí, un grupo de jóvenes anunciaron el pasado martes en una rueda de prensa que hacía días que habían okupado el local. Ese día, el propietario del espacio se acercó varias veces al lugar, al igual que el concejal del distrito y los Mossos d’Esquadra, que fueron alertados por los okupadores, que se quejaron por la presencia de un grupo de personas que supuestamente les amenazaron para que abandonaran el local.

Los Mossos avisaron entonces al dueño del espacio que, si quería recuperar su propiedad, se tenía que ceñir al procedimiento establecido legalmente, que pasa en primer lugar por interponer una denuncia, que hasta el momento no consta que haya sido formulada. No obstante, al día siguiente, el miércoles, 2 de diciembre, los Mossos recibieron una denuncia de los okupas del local, que explicaron que un grupo de personas, a los que identificaron como «neonazis», les coaccionaron y amenazaron con actitudes intimidatorias para forzarles -sin éxito- a abandonar el edificio.

Finalmente, los Mossos han recibido esta mañana el aviso de que un turismo se había encastado contra la puerta del local, por lo que han acudido a la zona y han identificado al conductor, que ha resultado ser el dueño del establecimiento, que ha acabado detenido. Pese a que el turismo no ha embestido a ninguna persona, por lo que nadie ha resultado herido, algunos de los okupas que estaban en el interior del edifico han tenido que ser atendidos por un ataque de ansiedad.

Artículo publicado aquí.

Share this post