Okupan un edificio de 13 viviendas en el centro de Oviedo

Los okupas reconocen que pagaron a una persona para conseguir las llaves

Una de docena de okupas ha entrado en un edificio de 13 viviendas en el número 2 de la calle Máximo Fromestano, en el Antiguo, en Oviedo. Los okupas, que llevan mes y medio en el edificio, reconocen que pagaron a una persona por las llaves con las que accedieron al inmueble y que quieren negociar con los titulares un alquiler barato. 

La información de TPA detalla que los okupas son varias familias, entre los que hay menores de edad. Su intención es contactar con la empresa madrileña titular de la propiedad para quedarse allí a cambio de un alquiler mínimo. La compañía no ha querido pronunciarse sobre el tema pero ha reconocido a la cadena pública que seguirá el procedimiento legal indicado para estos casos. 

«Un síntoma de una enfermedad más profunda»

El concejal de Somos en el Ayuntamiento de Oviedo Rubén Rosón, ha asegurado que la ocupación del es «un síntoma de una enfermedad más profunda».

El edil ha afirmado que en Oviedo, «como en el resto del país, hay un desfase total entre el precio de los alquileres y los ingresos familiares». Este hecho genera, a su juicio, dos problemas paralelos. Por una parte hay un porcentaje creciente de la población «que se ve expulsada del mercado» porque no llega a los ingresos mínimos necesarios, «lo que genera situaciones de infravivienda y exclusión social»; y por otra parte «las capas medias y la gente trabajadora cada vez tienen que soportar una mayor carga en sus economías por tener casa».

«Esto es una rémora para la economía general del país, si dedicas un 30, un 40% o más del salario a pagar el piso, no vas a consumir en otra cosas», ha razonado el edil de Somos. Ante esta situación, Rosón pide una política de vivienda «ambiciosa y proactiva» que genere un parque de vivienda pública de alquiler asequible «no solo para gente que está en situaciones de exclusión, sino para amplias capas de la población», informa Europa Press. «Se trata de que una enfermera, un estudiante que está buscando su primer empleo, un trabajador de la hostelería o de cualquier empresa, pueda acceder a un alquiler asequible de 300 o 200 euros al mes», justifica.

Artículo publicado aquí

Share this post