Los vecinos impiden seis ocupaciones ilegales en el Cabanyal

Los residentes avisan a la Policía Local de los intentos en edificios privados y municipales para alertar de que hay más conflictos en la zona«El confinamiento es para algunos, pero los de siempre siguen haciendo lo que quieren». En el barrio del Cabanyal no han dejado de oler el humo de las barbacoas ni contemplar el trasiego de los clientes que acuden a por la dosis de drogas, además de asistir desde las ventanas a reuniones de más de una decena de personas con bebida y música. También han estado vigilantes para impedir las ocupaciones ilegales, tanto en viviendas municipales como privadas. Hasta seis intentos ha abortado la Policía Local gracias a la colaboración ciudadana.

Así lo confirmaron fuentes municipales, al hablar de tres intentos consecutivos producidos en Bloque Portuarios, una de las zonas más conflictivas desde hace varios lustros por la paulatina ocupación ilegal de numerosas viviendas. «Los tres intentos fueron abortados gracias al aviso de los vecinos», para indicar que la celeridad es el elemento esencial. «No debe consolidarse como vivienda, sino forzar el desalojo en un día o dos», señalaron.

La avenida Mediterráneo concentró otros dos casos, precisaron. En los números 55 y 57 se produjeron sendos intentos en un primer piso y una planta baja, con la rotura de puertas tapiadas con ladrillo. Después de la rápida intervención policial se volvieron a cerrar los accesos.

«En la calle Progreso también ha habido actuaciones en algunas viviendas privadas», señalaron, para destacar el cerramiento de un local en la calle Pescadores esquina con Padre Luis Navarro, donde se habían producido numerosas protestas vecinales por ruidos, escándalos y hasta venta de droga.

«Como el edificio está apuntalado fue la razón empleada para impedir la entrada de personas», comentaron. En pleno estado de alarma, los vecinos denunciaron en redes sociales los restos de una barbacoa en la calle Padre Luis Navarro, por ejemplo.

Fuentes de la plataforma vecinal Zero Incívics denunciaron que ha habido «permisividad» del Ayuntamiento en cuanto a las infracciones de las normas de confinamiento. «El cierre del local apuntalado de la calle Pescadores no ha mejorado la situación porque se van a otro. Lo mismo ocurre en la plaza del Rosario, con grupos en la calle que se esconden cuando llega la policía, lo que no es difícil porque los coches van con las luces encendidas cuando patrullan».

Señalaron que las últimas semanas se han producido varias noticias relacionadas con el decomiso de gallos de pelea. «No es nada nuevo, llevan 20 años aquí y todos los sabemos», para elogiar el incremento de este tipo de servicios policiales.

Comparó esto último con las inversiones que acomete el Consistorio, especialmente la reurbanización de varias calles. «La calle San Pedro ha quedado muy bien, pero las casas que dan ahí siguen igual y cuando empiecen la reforma, resulta que estropearán los suelos con seguridad», dijeron fuentes vecinales.

La sensación que queda desde 2015, cuando se derogó el anterior plan urbanístico al incluir la prolongación de la avenida Blasco Ibáñez, es que «se ha hecho poco, sobre todo en la vivienda. Apenas están trabajando en alguna promoción pública y se han dado casos de reformas paralizadas durante mucho tiempo sin ninguna explicación»

Articulo publicado AQUI en Las Provincias.

Share this post