La tragedia de Badalona se cobra una tercera víctima mortal

Dos de los 18 heridos están en estado crítico y siete graves | Unas 60 personas escapan de fuego y 15 se acogen a servicios sociales | La nave, que «tenía hasta un bar dentro», llevaba doce años ocupada

La tragedia se ha cebado esta pasada noche con decenas de migrantes que vivían en condiciones infrahumanas en una nave industrial abandonada de Badalona (Badalona), en el barrio del Gorg, que a las 10 de la noche de ayer empezó a arder, provocando un drama, que los vecinos ya sabían que ocurriría tarde temprano, por la situación en que se encontraba el inmueble. Y es que, la nave, de propiedad privada, llevaba una docena de años ocupada por jóvenes migrantes, la mayoría de ellos de origen subsahariano y en situación irregular. En la nave industrial siniestrada confluían buena parte de los problemas de la sociedad actual: pobreza, desigualdad, migración irregular e infravivienda. Todo ello en un contexto de pandemia sanitaria. 

El problema, por tanto, es conocido desde hace años y ha pasado de gobierno en gobierno municipal, ya que desde entonces Badalona ha tenido consistorios de todos los colores: actualmente es del PP, antes del PSC y previamente de Guanyem Badalona (CUP). «Estamos ante una situación de vulnerabilidad muy compleja para poder actuar», ha reconocido en el lugar de la tragedia el presidente de la Generalitat en funciones, Pere Aragonès. El último balance oficial es de al menos tres muertos tras hallar otro cuerpo en la nave a mediodía. Además, hay dos personas más ingresadas en estado crítico en hospitales de Barcelona y Badalona. En total, hay 23 heridos, ocho de ellas hospitalizadas y 3 se encuentran en situación crítica.

El consejero del Interior, Miquel Sàmper, ha señalado que los servicios de rescate y los bomberos solo han podido inspeccionar la mitad de la superficie de la nave siniestrada, por lo que no se puede descartar que a lo largo de la tarde aparezcan nuevas víctimas mortales, pues tampoco se sabe cuánta gente había en el inmueble en el momento de la tragedia. Unas 60 personas han logrado salvar la vida, según datos del Ayuntamiento, aunque en el inmueble -planta baja y tres pisos- se cree que vivían en torno a 150 o 200 personas asiduamente. Buena parte de ellos subsaharianos en situación irregular. Sàmper ha fijado para las seis de la tarde un nuevo balance de la situación.

Las tres víctimas mortales han sido localizadas en la parte posterior del inmueble, por donde todo apunta que los migrantes trataron de huir una vez se empezó a extender el fuego. Sàmper ha relatado que una de las personas que logró salvar la vida y salir de la nave ocupada lamentó la desaparición de su pareja. El consejero de Interior cree que una de las víctimas mortales sería la persona desaparecida.

El fuego, muy violento y que se ha propagado muy rápido se ha dado por controlado esta mañana a las ocho, catorce horas después de su inicio. Esta mañana han trascendido imágenes de una fuerte deflagración. El alcalde de Badalona, Xavier García Albiol, ha descartado que el incendio fuera provocado y ha apuntado a una manipulación del contador de la luz o a un fuego encendido para calentarse. Algunos vecinos han apuntado a una vela.

Imágenes del trágico suceso.

El edil del PP ha denunciado que el consistorio había pedido una orden judicial para poder entrar en el inmueble, pero se le denegó. «Si un policía llega a entrar a la nave, se le cae el pelo», ha asegurado. «Sin orden judicial, no se puede entrar», ha dicho. Albiol ha apuntado también al propietario de la nave, que tenía un expediente urbanístico y que tenía que haber denunciado la situación del inmueble, según el alcalde. «Deberá asumir la responsabilidad», ha avisado.

Xavier García Albiol ha anunciado además que ya hay un acuerdo entre el ayuntamiento y la Generalitat para dar una acogida a las personas que han huido de las llamas. Ha comunicado además que decretará tres días de luto en la ciudad.

La asociación de vecinos del barrio del Gorg ha señalado por su parte que en el último se había deteriorado la convivencia con los ocupas. Hace unas semanas, hubo una pelea en la calle con cuchillos y machetes. El consistorio barcelonés ha denunciado que en el interior de la nave existía todo un «submundo», una organización «jerárquica», que estaba controlada por algunos de los ocupas dedicados a la venta de droga. «Aquello era una ciudad paralela, tenían hasta un bar dentro», ha afirmado el dirigente del PP. Un submundo, que no obstante, no es un caso asilado, ya que los vecinos denuncian que solo en la zona hay dos naves similares ocupadas por migrantes.

Artículo publicado aquí.

Share this post