La criminalidad se redujo un 74% tras el estado de alarma

La declaración del estado de alarma por el COVID-19 ha provocado un cambio en la evolución de los índices de criminalidad. Entre el 14 y el 31 de marzo se ha experimentado un descenso de un 73,8 por ciento en comparación con el mismo periodo del año pasado.

La Secretaría de Estado de Seguridad ha analizado la evolución de la criminalidad durante este periodo gracias a los datos facilitados por la Policía NacionalGuardia CivilPolicía Foral de Navarra y numerosos cuerpos de policía local. Las estadísticas de Ertzaintza y Mossos d’Esquadra, según el Ministerio del Interior, no llegaron a tiempo. Es por ello que los datos de País Vasco y Cataluña no figuran en el informe.

Desde el 14 hasta el 31 de marzo, los cuerpos policiales registraron 19.656 infracciones penales. Una cifra que supone una reducción de un 73,8 por ciento respecto al mismo periodo de 2019. En concreto, el año pasado se registraron 75.059 delitos.

Por consiguiente, desde Interior se señala que se ha producido un cambio en la evolución de la criminalidad en marzo. En sus primeros 13 días, cuando no estaba establecido el estado de alarma, se registraron 61.347 infracciones penales. Un ocho por ciento más que en el mismo periodo de 2019.

El pasado mes se cerró con un total de 81.003 actos presuntamente delictivos conocidos por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad. O lo que es lo mismo, un 38,6 por ciento menos que en marzo del año anterior.

Evolución de la criminalidad

El informe también apunta a que la evolución territorial de la criminalidad durante el estado de alarma presenta un comportamiento similar. Aunque intervienen dos factores adicionales. El primero de ellos es que las comunidades autónomas más afectadas por el COVID-19 presentan una reducción más acusada de sus índices de criminalidad. Por ejemplo, en Madrid se ha producido una caída del 84,1 por ciento.

Además, el descenso de la criminalidad durante el estado de alarma es mayor en los núcleos urbanos más poblados. Y, por lo tanto, en los que la presencia policial ha sido más evidente. En aquellas poblaciones de más de 100.000 habitantes, la reducción del índice de actividad delictiva ha sido de un 79,7 por ciento.

criminalidad estado alarma
Infracciones penales conocidas por los cuerpos policiales del 14 al 31 de marzo de 2019 y 2020, excluidos datos de Cataluña y País Vasco.

Tipologías

Los delitos contra la seguridad vial (57,1%), de odio (73,1%) y los relacionados con el tráfico de drogas (49,8%) también presentan una caída durante el estado de alarma. Por otro lado, los delitos patrimoniales, que habitualmente constituyen el 75 por ciento del total, descienden de forma similar a la del resto de tipologías.

Sin embargo, la declaración del estado de alarma redujo su peso en el conjunto de la criminalidad a un 54,1 por ciento sobre el total. Las que presentan un mayor descenso son las estafas (86,6%).

Asimismo, ha modificado el peso específico de las tipologías de delitos patrimoniales. Ahora preponderan las estafas y los robos con fuerza. Respecto al lugar específico de comisión, descienden en general en todos los establecimientos. Aunque la caída de los atracos a estancos (21%) y farmacias (35%) no es tan elevada como en el resto.

Víctimas y detenidos

El número de víctimas afectadas por las infracciones durante el estado de alarma también desciende, tanto por sexos como por grupos de edad. Al igual que la evolución de los detenidos e investigados por su presunta responsabilidad en una infracción penal. Aunque se han incrementado las detenciones por hechos relacionados con la resistencia y desobediencia a la autoridad (519,1%) en los controles de cumplimiento del confinamiento.

Misma razón por la que los atentados a agentes de la autoridad, aunque también se reducen, lo hacen en menor medida que el resto de las tipologías penales. El número de detenidos e investigados por este motivo se ha reducido un ocho por ciento.

criminalidad estado alarma
Victimizaciones por causa de infracción penal conocidas por los cuerpos policiales entre el 14 y 31 de marzo de 2019 y 2020, excluidos datos de Cataluña y País Vasco.

ARTICULO PUBLICADO EN SEGURITECNA AQUI

Share this post